facebook-domain-verification=ttpn2gr707rgatzrhlk7ejxtzw2lwk
top of page

¿Qué son los fertilizantes?

Conozca sobre los elementos que componen los fertilizantes y sus características.



Los fertilizantes, también conocidos como abonos, son un tipo de sustancia inorgánica u orgánica, natural o sintética, que presenta nutrientes que pueden ser asimilados por las plantas. Se añaden ya sea al suelo (edáficos) o a las hojas (foliares) para mantener, suplir e incrementar determinados elementos esenciales para el óptimo crecimiento de las plantas.

Los elementos presentes en los fertilizantes se dividen en dos tipos: elementos mayores y menores. Los elementos mayores son nitrógeno (N), fósforo (P) y potasio (K) también conocidos como NPK (siempre en este orden). Es común ver en un paquete de abono, sobre todo granulado, una serie de 3 números seguidos como 15-15-15, 10-30-20 o 12-24-12 por ejemplo. Estos números se refieren a la concentración de cada elemento en la mezcla. En el ejemplo 15-15-15 quiere decir que los tres elementos están presentes en igual proporción. En el ejemplo 10-30-20 quiere decir que lleva una relación 1:3:2 de los nutrientes nitrógeno, fósforo y potasio. Es decir, tiene una alta concentración de fósforo. En el ejemplo 12-24-12 se refiere a que lleva el doble concentración de fósforo que de nitrógeno y potasio.



El nitrógeno (N) se encarga principalmente del crecimiento de hojas en las plantas y en producir un buen color verde. El fósforo (P) es responsable principalmente del crecimiento de raíces y el desarrollo y producción de flores y frutos. El potasio (K) es un nutriente que ayuda en las funciones generales de la planta, al desarrollo de tallos fuertes y al crecimiento y llenado de frutos. Todas las plantas necesitan nitrógeno, fósforo, potasio y elementos menores para crecer y producir. Sin suficiente de cualquiera de estos elementos la planta va a fallar.

Conocer lo que representan estos tres números y las funciones de los elementos mayores es muy importante para elegir el fertilizante óptimo para nuestras plantas. Si está cultivando vegetales de hoja (lechuga o kale por ejemplo) le va a servir un fertilizante alto en nitrógeno (y demás elementos) para fomentar el crecimiento de hojas. Por el contrario, si está cultivando flores le va a servir un fertilizante alto en fósforo para fomentar la floración. Existen productos diseñados para las necesidades específicas de distintos tipos de plantas, por ejemplo para orquídeas, violetas, entre otras. También existen formulaciones para la floración y fructificación, para desarrollo de plantas, para mantener el color verde en las plantas, entre otras.




Los elementos menores, también conocidos como micronutrientes, son requeridos en pequeñas proporciones, pero esto no significa que sean menos importantes. Algunos de los elementos menores más comúnmente vistos en formulaciones de fertilizantes incluyen: magnesio (Mg), boro (B), calcio (Ca), azufre (S), manganeso (Mn), hierro (Fe), zinc (Zn), entre otros. Un ejemplo de un fertilizante al suelo con elementos menores es el 18-5-15-6-0.2-7.3 también conocido como fórmula completa. Esto quiere decir que contiene 18% de nitrógeno, 5% de fósforo, 15% de potasio, 6% de magnesio, 0.2% de boro y 7.3% de azufre.


Los fertilizantes deben aplicarse de manera responsable. Una mala aplicación puede ser perjudicial para la planta o la persona que lo aplica. Siempre utilice guantes a la hora de aplicar fertilizantes.


Comments


bottom of page