facebook-domain-verification=ttpn2gr707rgatzrhlk7ejxtzw2lwk
top of page

Anís: beneficios y usos



El anís, también conocido como anís verde, es una planta medicinal ampliamente utilizada desde hace siglos. El primer registro sobre su uso es en un papiro egipcio sobre el año 1550 antes de Cristo. Con los años su uso se extendió por la India, China, Grecia y Roma. Hoy en día el anís es utilizado principalmente para tratar la acidez, la indigestión, gases y dolor de estómago gracias a sus propiedades carminativas y antiespasmódicas. La planta mide alrededor de 50 cm y tiene hojas lobuladas, flores blancas en forma de estrella y frutos secos que contienen una semilla con un sabor dulce y aroma intenso. Comúnmente se confunde con el anís estrellado, sin embargo son plantas distintas cada una con propiedades únicas.


Principales beneficios del anís

  • Alivia dolores de estómago, indigestión e hinchazón abdominal.

  • Alivia dolores de cabeza.

  • Favorece el sueño al tener un ligero efecto relajante

  • Alivia espasmos musculares y cólicos menstruales.

  • Reduce la inflamación en la boca y garganta.

  • Mejora el aliento y reduce el mal olor.

  • Posee la capacidad de reducir los efectos de la fermentación de los alimentos en el intestino disminuyendo así la producción de gases.

  • Estimula la producción de leche materna, sin embargo, debe ser utilizado bajo autorización del médico.


Consejos para la cosecha

Siembre sus semillas Vigrow Seeds® Anís siguiendo las instrucciones en el reverso del sobre. Esta planta protege de los insectos a otras plantas por lo que es muy recomendado tenerla en la huerta. El anís verde puede ser cosechado a medida que se vaya utilizando. Las partes vegetales son comestibles. Las flores son utilizadas para postres y ensaladas. Una vez que las flores han florecido y las semillas se han formado (4 meses aproximadamente) es momento de cortar el tallo utilizando tijeras (no lo arranque con la mano ya que puede dañar la planta). Se guardan las flores en un lugar seco y ventilado para que se sequen y luego se frotan con las manos para separar los frutos de las flores. Se guardan envueltos en papel dentro de un recipiente hermético.


¿Cómo consumir el anís?

La parte más utilizada del anís son sus semillas que se encuentran en las flores blancas. Se puede agregar a las comidas como por ejemplo pasteles, galletas, panes, licores, ensaladas y currys. También se puede hacer una infusión de anís de manera muy sencilla. Se debe hervir 1 taza de agua y agregarle 1 cucharadita de anís. Se tapa y deja reposar 5 minutos. Se cuela y se toma tibio. Se recomienda tomarlo después de cada comida sin exceder 3 tazas diarias. Esta infusión también podemos utilizarla para hacer enjuagues y gárgaras bucales.


Consulte su médico antes de consumir el anís como tratamiento ya que a pesar de ser natural puede tener contraindicaciones para algunas personas.

bottom of page