facebook-domain-verification=ttpn2gr707rgatzrhlk7ejxtzw2lwk
top of page

Control de plagas de ratones en el hogar



Las plagas de ratones son sumamente comunes en los hogares pero a su vez son muy peligrosos por las enfermedades que transmiten y los daños que pueden ocasionar.

El ratón casero

El ratón casero común es bastante pequeño, mide alrededor de 17 cm de longitud desde el hocico hasta la cola. La cola tiende a tener la misma longitud que su cuerpo. La cabeza es alargada, con ojos prominentes y orejas grandes. Pesa menos de una onza, que es igual a 28 g. El color del pelaje suele ser entre amarillo y grisáceo en las partes superiores, algunas veces con matices negros, y de color más claro en el vientre y las partes inferiores.

Los ratones caseros son omnívoros, es decir que pueden consumir todo tipo de alimento. Ingieren sólo unos 3 g de alimentos diariamente, pero en sucesivas tomas de pequeñas cantidades realizadas en puntos diferentes. Por eso los daños que pueden ocasionar son extraordinarios, desde el punto de vista infectivo. Los ratones que habitan de forma permanente en casas no suelen almacenar comida, pero aquellos que viven una parte del año en los exteriores si lo hacen. Se describe que el récord de almacenamiento registrado en ratones salvajes está en los 16 kg de comida.

Son muy prolíficos. Su período de gestación dura unas 3 semanas, tienen entre 7 y 8 camadas en el año, el tamaño medio de cada camada es de entre 4 y 16 crías. Alcanzan la madurez sexual entre las 8 y 10 semanas. El crecimiento de las poblaciones de ratones está limitado por factores de refugio, alimentos y humedad disponibles. Cuando las condiciones son favorables, por la falta de higiene, se reproducen rápidamente. Por esas razones las contaminaciones de productos por orina y heces fecales serán frecuentes, con la posibilidad de transmitir enfermedades tales como infecciones intestinales por Salmonella, los ratones son portadores de esta bacteria patógena al hombre, con sus consiguientes pérdidas económicas. Es por eso que el control de este tipo de roedor es muy importante.

Puede residir de forma permanente en los hogares. Son excelentes trepadores y pueden encontrarse en todos los niveles de un edificio, desde el sótano hasta el piso más alto. Utilizan sus colas para equilibrarse, son capaces de dar pequeños saltos, corren y nadan muy rápido cuando lo necesitan. Suelen hacer sus nidos en el suelo o vivir en madrigueras. Pueden trepar y aprovechar los huecos de las paredes, cartones de productos almacenados y otros materiales no conservados de forma adecuada.

Aunque los ratones son mucho más pequeños que las ratas, pueden ocasionar numerosos daños en el hogar. Destruyen libros, muebles, equipos electrodomésticos, y los alimentos, tanto con sus mordisqueos, como por su orina y excremento. Por su pequeño tamaño son capaces de introducirse en pequeños orificios o ranuras, lo que dificulta su control dentro de la casa. En ocasiones no es posible ver al ratón, pero sí puede escucharse en la oscuridad, por su máxima actividad en horas nocturnas.


Sus nidos por lo general son construidos con retazos de tela o de papel. Sus lugares predilectos para vivir son áreas de almacenamiento, como los sótanos o cuartos de desahogo del hogar. Para detectarlos pueden buscarse sus residuos de excremento o nidos en esas áreas o dejando caer algún tipo de polvo como tiza o talco que permita detectar horas después sus huellas. Es importante conocer que la presencia de ratones en el hogar puede detectarse además, por el típico olor que dejan en los lugares donde habitan o transitan por algún tiempo.

¿Cómo controlar y deshacerse de los ratones domésticos?

Es importante seguir tres principios básicos:

1. Higiene adecuada. Si la casa está limpia y ordenada es muy difícil que los ratones encuentren condiciones para vivir. Es por eso que los alimentos deben guardarse en recipientes de plástico o metal con tapas que se ajusten bien o en el refrigerador, lugares a prueba de ratones. Es importante conocer que los ratones pueden vivir con solo pequeños residuos de alimentos.

2. Mantener la casa a prueba de ratones. Es fundamental impedir que los ratones entren. Para eso deben sellarse todas las entradas posibles como ranuras y espacios que puedan quedar alrededor de tuberías, cables eléctricos u otras instalaciones propias del hogar. En los casos que no sea posible sellar totalmente este tipo de puerta de entrada para los ratones domésticos, utilice tela metálica. Debe recordarse que los ratones pueden saltar hasta 30 cm de altura, trepar por las paredes de edificios y cruzar entre cables y alambrado.

3. Eliminación de los ratones. Una vez que lograron instalarse en la casa deben utilizarse los diferentes métodos disponibles para eliminarlos, ya sean ratoneras o trampas y raticidas.

¿Trampas o ratoneras?

Las ratoneras de madera con resorte funcionan bien, aunque deben colocarse fuera del alcance de los niños y de las mascotas. Deben ubicarse pegadas a la pared, ya que los ratones no cruzan espacios abiertos y cerca de las esquinas de las puertas que puedan ser los puntos de entrada más utilizados por ellos. Para hacerlas lo más efectivas posible deben colocarse alimentos que atraigan a los ratones, los que deben asegurarse bien al disparador de la trampa. Cuando el ratón muerde la carnada, la ratonera cierra. Deben revisarse todos los días. Si no ocurre nada en el transcurso de dos días deben moverse a un nuevo lugar de la casa.

Raticidas

Desde hace algún tiempo las carnadas con veneno para ratones que tienen anticoagulantes como la Warfarina fueron consideradas como muy efectivas y a su vez tenían la garantía de resultar menos tóxicas para el uso casero. En esos casos se suministraba la sustancia de manera continua entre seis y diez días. Su efecto estaba dado por su interferencia con la coagulación de la sangre de los roedores, provocaba una hemorragia interna y con ella, la muerte. Sin embargo con su uso continuado ha logrado desarrollar resistencia natural en estos roedores y con ello ha disminuido su efectividad. Por todas estas razones, recientemente son recomendadas cepas microbianas inocuas para el humano y patógenas para los roedores como sustancias muy útiles para eliminar estas perjudiciales plagas en el hogar.

Entre todos los métodos de control directo ensayados hasta el presente, el implementado mediante la aplicación de los llamados raticidas anticoagulantes es, sin lugar a dudas, el que mejores resultados ha ofrecido. La coagulación, como parte de la hemostasia, consiste en un proceso, de activación enzimática en cadena que conduce a la formación de un coágulo de fibrina. Son trece los factores que intervienen. Bioquímicamente la vitamina K actúa como "cofactor" iniciando el proceso de coagulación. Los anticoagulantes ejercen su acción inhibiendo a la enzima vitamina K epóxido reductasa, agotando de este modo, el suministro de la vitamina K1 y comprometiendo, en consecuencia, la acción coagulante de los factores K dependientes.

Contamos con dos raticidas anticoagulantes: Ramik Bars y Ratikill 0.005% RB.



Al Ramik Bars se le conoce popularmente como “la cajeta”. Funciona para todo tipo de roedores y no genera resistencia en ellos. Como se mencionó anteriormente, es un inhibidor de la vitamina K lo que provoca hemorragias internas y por ende el animal va a buscar agua y muere afuera. Viene caramelizado por lo que se puede usar en interiores y exteriores. Cada tableta se puede dividir en 12 trozos de una onza cada uno (los trozos viene precortados). Se colocan media onza en cada sitio a cubrir con una distancia de 3 a 4 metros entre cada una. SI hay una alta concentración de ratones debe usare 1 onza. Trae orificios para amarrarlos con un alambre y ponerlo en alcantarillas. Cuando se pone un cubito y amanece entero ya la plaga se eliminó. Es muy importante no tocarlo con la mano ni a la hora de cortarlo ni colocarlo.



El Ratikill 0.005% RB es el otro rodenticida anticoagulante de uso doméstico (también puede utilizarse en instalaciones industriales, hospitales, restaurantes, hoteles, entre otros). Se debe colocar 1 pellet en una bandeja cubierta cada 2 metros en lugares donde sea evidente que hay ratones, especialmente donde hay excrementos.



IMPORTANTE: En ambos casos, se debe tener mucho cuidado a la hora de aplicarlo y no dejarlo al alcance de mascotas ni de niños.

Medidas preventivas

  • Reducir la disponibilidad de las fuentes de comida y anidamiento usados por los roedores dentro de la casa.

  • Guardar la comida (incluida la de animales domésticos) y el agua, cubierta y almacenada en recipientes de metal o de plástico grueso con tapa firmemente ajustada, a prueba de roedores.

  • Colocar la basura de la casa en recipientes de metal o plástico grueso a prueba de roedores, con tapa firmemente ajustada.

  • Lavar los platos y utensilios de cocina, inmediatamente después de usarlos y limpie todo resto de comida que haya caído.

  • Usar tela metálica o cemento para sellar, cubrir o tapar todas las aberturas en el hogar que tengan un diámetro mayor o igual a 0,5 cm.

  • Colocar membrana metálica para techos, como una barrera a los roedores, alrededor de la base de viviendas de madera, barro o adobe hasta una altura de 30 cm. y entiérrela en el suelo a una profundidad de 15 cm.

  • Cuando sea posible, colocar las leñeras a 30 metros o más de la casa, y eleve la madera por lo menos a 30 cm. sobre la tierra.

  • Transportar lejos de las viviendas residuos, vehículos abandonados, neumáticos usados y otros artículos que sirvan como nidos a los roedores.

  • Mantener cortado el pasto, al igual que matas y arbustos densos, en un radio de 30 metros alrededor de la vivienda.


bottom of page